Coronavirus es Demoníaco: El Enemigo se Levanta en estos Últimos Días

Tuve este sueño a mediados de Enero cuando oraba al Señor por guianza para este nuevo año. Por medio de este sueño, el Señor me mostró que el Coronavirus es demoníaco. Por supuesto, que no sabía nada de tal Coronavirus, ya que no había sido todavía viral.

En uno de los sueños que soñé en Enero 17, 2020 Dios claramente me reveló el despertar de una fuerza enemiga levantándose en un tiempo futuro. Después en el mes de Febrero el Señor me revela el mismo sueño pero en diferente manera. En los dos sueños veía claramente cómo las fuerzas demoníacas salían del piso para afligir a la gente.

Trate de compartir esta revelación por medio de otros medios pero nunca fue publicada. Yo creo que porque este sistema religioso solo reconocen a los de nombre, pero no disciernen espiritualmente lo que es de Dios. He tomado la oportunidad de compartir esta revelación por medio de esta pagina, la cual el Señor nos ha bendecido tener.

La Vision de Enero 17, 2020

Este sueño que tuve y que luego se convirtió en una visión, creo es sobre lo que vendrá pronto.

Montaba en un autobús en una oscura noche sombría. Miré hacia arriba y descubrí que una parte de la ciudad estaba en llamas. Se podían ver en el horizonte columnas de humo denso que se elevaba. Luego, dentro del sueño, estaba teniendo una visión, se estaban liberando demonios en la tierra para poseer a la gente. Estos demonios eran animales, monos, reptiles y mamíferos. Entonces vi un tipo diferente de demonio, una figura fea con cuernos. Su rostro tenía más de dos ojos, sus rasgos faciales no eran humanos. Distinguí en el sueño que este era el líder principal. A medida que estos demonios estaban siendo liberados en la ciudad, se sintió una fuerza de energía y me hizo retroceder. Las otras personas en el autobús no sabían lo que estaba pasando, yo era el único que sentía la mala energía. En la visión, me pregunté, ¿puede ser que Cristo ya vino y me dejó atrás? Pero no, rápidamente discernir en la visión que esta era la última posición de Satanás contra la iglesia antes del rapto de la iglesia. Los demonios vinieron a luchar contra los santos en la tierra.

Creo que Dios me está mostrando a través de este sueño que lo que había puesto en mi corazón era verdad y que justo cuando se acercan los días para su venida, las fuerzas del demonio se fortalecerán contra nosotros. Pero es motivador porque esta es nuestra oportunidad de liberar el poder de Dios y dejar que Su gloria se manifieste. Porque mayor es Él en nosotros que él (satanás) en el mundo.

– Erick Escolero

Dios nos había hablado de lo que vendría unos días antes de que escucháramos sobre este coronavirus. Tenemos que entender que todo esto es demoníaco, las fuerzas del mal se han levantado para tomar las últimas posiciones antes de la venida del Gran Rey de la Eternidad.

Debemos prepararnos para el fin de los tiempos. Porque cosas más grandes van a surgir. Este virus es una pandemia global, y vendrá otros mucho más fuertes. ¿Cómo está nuestra fe hoy? Si esta pandemia nos tiene corriendo como pollos sin cabeza sin saber qué hacer, me pregunto, ¿cómo actuaremos cuando llegue lo peor?.

El Coronavirus es Demoníaco

¿Cómo debemos tratar este coronavirus?
Dios revela que el coronavirus es demoníaco. Por lo tanto, la iglesia debe expulsar a este demonio de la misma manera que lo haría Jesús.

Hay un Demonio Llamado Corona

En una de las publicaciones de Jennifer LeClaire sobre el Coronavirus, ella explica efectivamente que hay un demonio llamado Corona. En realidad, la iglesia católica lo llama el “Santa Corona ”, y este supuesto santo que reside en Italia. Este demonio golpeó fuertemente a Italia, pero también nos muestra el poder que tiene este demonio cuando la gente lo adora. Con solo tenerle miedo podemos ayudarlo a que tenga más fuerzas, porque el poder de Satanás se mueve alrededor del miedo. La fe en Dios, la Palabra, destruirá la obra de satanás.

Debemos unirnos en oración y destruir el trabajo del enemigo. No debemos temer, sino tener fe en la sangre de Jesús.

-Erick Escolero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *